Declaración de las organizaciones obreras de Asia occidental y del sur

Nosotros, los miembros la Conferencia Internacional de Partidos y Organizaciones Marxistas-Leninistas (CIPOML) de la región de Asia occidental y del sur que suscribimos este documento, nos reunimos bajo las condiciones actuales de la pandemia del COVID-19 para evaluar la situación actual en el mundo y en el Sur y Asia Occidental, revisar el trabajo de nuestros partidos y organizaciones en el período inicial de la pandemia y discutir los detalles del trabajo que estamos realizando bajo las condiciones de la “segunda ola” de la pandemia.

Le reunión inició con un momento de silencio en memoria del camarada Raúl Marco, cuya contribución a la formación de la CIPOML ha sido muy significativa.

La conferencia discutió el impacto de la pandemia del COVID-19 y la conducta de los respectivos gobiernos hacia los trabajadores y el movimiento obrero, y adoptó la siguiente declaración.

La gente trabajadora del mundo se ha visto profundamente afectada por la pandemia del COVID-19, que ha exacerbado las contradicciones fundamentales preexistentes del orden capitalista. Los trabajadores se enfrentan a despidos masivos, recortes de salarios y aumento de las horas de trabajo  con graves peligros para la salud. La crisis es endémica del capitalismo. Los años anteriores a 2020 fueron testigos de un estrés económico creciente con desaceleración del crecimiento, aumento del desempleo y una creciente desigualdad. El año 2020 estuvo marcado por la pandemia y el estallido de una nueva crisis económica del capitalismo de carácter global, crisis que se ha agravado por la pandemia y se ha desarrollado con ella.

La burguesía ha utilizado la pandemia como un medio para superar algunas de sus dificultades económicas, para suprimir los derechos laborales e ignorar sus demandas. El capitalismo utilizó la pandemia del COVID-19 para limitar y erosionar la democracia y las organizaciones del pueblo trabajador. Las políticas adoptadas por los gobiernos burgueses con respecto a la pandemia y al tratamiento médico tienen un sesgo de clase y ha habido un completo desprecio por las preocupaciones y exigencias de las masas trabajadoras.

En la mayoría de los países, mientras que los capitalistas cuentan con apoyo económico y financiero, la clase obrera, el campesinado trabajador, los estratos más bajos, incluidas las castas oprimidas y los pueblos tribales, han quedado sin apoyo. Continuó el trabajo a plena capacidad en las fábricas y lugares de trabajo sin tener en cuenta la salud de los trabajadores. La pandemia fue abordada con una actitud de clase por parte de los gobernantes que se ocuparon de las necesidades de los ricos y poderosos e ignoraron las necesidades de salud de los trabajadores. Muchos de nuestros países no cuentan con sistemas de salud pública adecuados. Los hospitales existentes en general no brindan servicios gratuitos.

La pandemia fue completamente ignorada en países como Irán y se negó su existencia. Incluso después de que el virus afectó a grandes masas de personas y el gobierno iraní se vio obligado a admitir su existencia, adoptó la política de la denominada “inmunidad colectiva”. El gobierno calificó el llamado a poner en cuarentena las áreas y lugares de trabajo infectados como la voz de la “contrarrevolución”. La producción capitalista no se interrumpió ni siquiera durante los períodos más difíciles de la pandemia en Turquía. En India, en condiciones de encierro mal concebido, los trabajadores migrantes se vieron obligados a caminar cientos de kilómetros con sus familias desde las ciudades hasta sus aldeas. En Bangladesh, los trabajadores pobres se vieron abandonados a la muerte.

Como consecuencia de la pandemia, las clases dominantes están intentando presentar la pandemia como la causa de la crisis capitalista, blanqueando así sus políticas neoliberales que en realidad agravaron la crisis. También se han propuesto utilizar la pandemia para tomar nuevas medidas contra los trabajadores. Las leyes relativas a la protección del trabajo y las condiciones dignas de trabajo que se aplicaron mal incluso en épocas normales fueron en gran parte archivadas con la excusa de la pandemia. En lugar de proteger a los trabajadores y al pueblo, la burguesía gobernante ha cargado todo el peso de la crisis y la pandemia sobre los hombros de las masas trabajadoras, y planea seguirlo haciendo. Ha habido una pérdida masiva de puestos de trabajo, recortes salariales, condiciones laborales inseguras y despidos forzosos que han causado una gran angustia a los trabajadores. No podemos aceptar tal transferencia de la carga de la pandemia y la crisis sobre los hombros de los trabajadores. Toda la culpa la tienen los capitalistas y sus gobiernos, y los capitalistas y sus gobiernos deben asumir la carga.

La pandemia no solo ha provocado una profundización de las contradicciones de clase, sino que también ha agravado las contradicciones interimperialistas. En Asia, asistimos a la intensificación de la rivalidad interimperialista, especialmente entre Estados Unidos y China, y su lucha por las esferas de influencia ha atraído a nuestros países dentro de ella.

Es imposible superar las epidemias de manera humana en el sistema capitalista en el que la propiedad privada de los medios de producción y la ganancia determina la política pública. Pandemias como COVID-19, que es probable que ocurran en el futuro, solo pueden manejarse de manera efectiva en un sistema socialista en el que todos los recursos productivos se mantienen públicamente y los intereses de los trabajadores determinan las políticas. Es indiscutible que la lucha contra la pandemia no puede separarse de la lucha contra el imperialismo, el capitalismo y otras formas de opresión. Las condiciones por las que atravesamos nos han enseñado a luchar juntos contra la pandemia de COVID-19 y el capitalismo.

En la situación actual, por lo tanto, hacemos un llamado a la clase obrera y a todo el pueblo trabajador, a las fuerzas democráticas y progresistas de las regiones para exigir a sus gobiernos que adopten la política de cuarentena mientras brinden apoyo a las masas necesitadas. Debemos luchar contra las leyes y actividades de la burguesía nacional que amenazan y restringen los derechos del pueblo, y velar por que no se vulneren los derechos democráticos y que no se instaure el fascismo.

Nosotros demandamos:

* ¡Los gobiernos deben abandonar la política de “inmunidad colectiva” que ha causado innumerables muertes y tomar en serio la responsabilidad de salvaguardar el bienestar de las masas!

* La salud es un derecho público; deben proporcionar servicios de salud pública iguales y gratuitos para todos.

* Los lugares de trabajo con infección por coronavirus deben cerrarse y los estados deben garantizar el pago de los trabajadores.

* Prohibir los despidos y garantizar el derecho a la licencia remunerada para los trabajadores durante la cuarentena.

* Garantizar la seguridad de los trabajadores en los lugares de trabajo. ¡Si no hay condiciones de trabajo seguras, no hay producción!

* Proporcionar alimentación adecuada y apoyo monetario a las familias de la clase trabajadora,  desempleados, sector informal, trabajadores migrantes y personas desplazadas sin condiciones previas.

* ¡Las cárceles donde se haya propagado la infección deben ser evacuadas! ¡Los presos políticos deben ser liberados!

* Se debe apoyar a los médicos y al personal sanitario que están a la vanguardia de la lucha contra la pandemia. ¡Reducir las horas de trabajo diarias de los profesionales médicos y sanitarios!

* Desalentar las grandes reuniones, religiosas o de otro tipo, que aumentan la posibilidad de contaminación sin comprometer los derechos democráticos de las personas.

* No se pueden prohibir las huelgas y manifestaciones; No es aceptable restringir el derecho de huelga, protesta, asociación política y sindical, libertad de prensa con la excusa de la pandemia. ¡No a la represión estatal y la violencia policial!

* ¡No a la discriminación étnica, nacional, religiosa y a la xenofobia! Igualdad de derechos y oportunidades para todos, incluidas las castas oprimidas y los pueblos tribales.

* Brindar protección especial a los segmentos de la población en riesgo, aquellos para quienes la contaminación causa un mayor riesgo de muerte.

* ¡Poner en cuarentena las provincias y ciudades en las que la contaminación por COVID-19 va en aumento!

* ¡Vacunar a la población gratuitamente cuando se disponga de una vacuna eficaz y fiable!

* La educación debe continuar con las medidas de higiene necesarias en su lugar; Los cursos infectadas con el virus deben cerrarse temporalmente y la educación en línea debe contar con el equipo necesario y sin costo para los estudiantes. Reducir la “brecha digital” antes de recurrir a la educación en línea.

* Poner fin a las guerras imperialistas y las bases militares en todo el mundo.

* Reducir los gastos de guerra; los presupuestos para armamentos deberían destinarse a la salud y la educación.

Hacemos un llamado a los pueblos trabajadores de todas las nacionalidades del sur y oeste de Asia a luchar, con estas demandas, contra los gobiernos que no consideran la pandemia del COVID-19 como un problema de salud pública y contra los gobiernos burgueses que no llevan a cabo esta lucha por priorizar la salud pública.

Hacemos un llamado a los trabajadores para que combinen la lucha contra la pandemia con la lucha para acabar con el capitalismo, el imperialismo, todas las formas de explotación y opresión para crear una nueva Sociedad Socialista donde tales pandemias no conduzcan al desempleo masivo, el hambre y las privaciones.

Nosotros, los comunistas marxista-leninistas de Asia occidental y del sur (Turquía, Irán, Pakistán, India y Bangladesh) estamos haciendo todo lo que está a nuestro alcance para unir a la fuerza laboral contra el capital y por el avance de la lucha, y continuaremos haciéndolo.

Podemos evitar los efectos de la pandemia como el desempleo, la miseria y la incertidumbre futura solo a través de la lucha implacable de la clase obrera y del pueblo trabajador. Nosotros, la clase obrera, el campesinado trabajador, los trabajadores, los jóvenes y las mujeres podemos superar tanto la pandemia como el capitalismo con sus crisis destructivas. Solo nosotros podemos lograrlo.

¡Unámonos para emanciparnos del dominio del capital que nos ha traído crisis tras crisis!

¡Viva la lucha por la democracia!

¡Solo el socialismo puede acabar con la pobreza, la miseria, las crisis de salud y la injusticia social!

Firman
– Partido Comunista de Bangladés (ML)
– Partido del Trabajo, Turquía
– Organización “Democracia Revolucionaria”, India
– Pakistan Mazdoor Mahaz
– Partido del Trabajo ( Toufan), Irán

16 de enero de 2021